lunes, 7 de diciembre de 2015

Décimo tercera entrada: cuentas con alguien?

Nooo nooo,

No cuentas con nadie. Desde el mismo momento que saliste gritando de las entrañas de tu madre, desde el mismo momento que conociste el frío del espacio donde emergías a este cruel mundo estas sólo.

Tu madre pudo haber muerto, o no, pero estas sólo, y continúa así. Aunque tenemos una falsa sensación de que las personas a nuestro lado estarán con nosotros, es sólo pasajero, es sólo para engañarte nuevamente, porque no puedes aceptarlo cuando eres muy joven que estarás sólo.

Luego la ilusión sigue, con amigos, novi@s, que juran traicioneras proposiciones para tenerte cerca porque se sienten igual de solos, y las aceptamos.

- No te haré daño.

Y caes, porque es lo que hacemos en la vida, caer en algo o alguien y esperar lo mejor, soñar de una vida en la que no estemos sólo y nadie nos decepcione.

Pero no, te  decepcionarán, es nuestra naturaleza, somos fruto del pecado y nos encanta caer en él, amamos el echo de pecar, porque además de solos nos sentimos miserables, y para sentirnos valorados incluso con nosotros tenemos que caer en las hermosas y alucinantes garras de lo indebido.

Estas sólo y no hay nada para evitarlo, aunque tengas miles de amigos y la familia perfecta, el precioso segundo en el que despiertas a la realidad estas sólo.

Lo mejor de todo es entender que no cuentas con nadie más que contigo, que si tu corazón depende de alguien más nunca fue un corazón completo y fue un alma perdida. Debes completarte contigo. Es extremadamente difícil porque somos animales sociales y tendemos a creer que encontraremos lo que nos falta en alguien más...

Una vez  más: estas sólo, todos podrán decepcionarte y lo harán, sólo tu eres completamente para ti... Sólo tu puedes no decepcionarte, o todo lo contrario...

Quieres que el resto haga lo que quieres?
Fácil, perfecto, se puede, de una manera sublime de echo, puedes modificar su comportamiento, ser alguien imprescindible para ellos, sea quien sea, novios, amigos, en el trabajo, estudios, pero creearas un mounstro que suspira a tu oído cuando hagan lo que tu quieres.
Que te recordará que no son ellos en realidad, sino tu que estás haciendo que ellos hagan lo que tu deberías hacer por ti.
Y te recordará que son sólo personas, seres imperfectos que fallan, pero que no los puedes liberar.

Serán tus muñecos que manejarás a tu antojo y si puedes mantener a raya al mounstro que suspira a tu oído tendrás un vida llena de éxitos, pero de vidas aplastadas por tu orgullo y penurias... Y crearas un tu oscuro... Que pelea con el mounstro.

No cuentas con nadie amigo. Porque todos tienen que contar consigo mismos.

Y si encuentras por una remota posibilidad algo o alguien que lo de todo por ti, lo echarás a perder. Porque tu como todos los seres humanos imperfectos, necesita hacer sufrir al mundo y perder las mejores oportunidades para luego vivir miserable y recordando lo que pudiste haber echó.

El mundo te grita que no debes estar sólo, te exige amigos, novios, familia, relaciones, baciles.

Y te olvidas de disfrutar un café mientras piensas en ti ... Desdoblarte, invitate a ese café y conversa contigo, llorarás, te abrumarás, porque te darás cuenta que no te quieres, que la persona, que eres tu, sentada al frente de ti no hace más que juzgarte y reprocharle. Y cuando te vea miserable en el suelo, te levantará y te dirá que a la final todo esta bien. Lo único que tienes que hacer es contar contigo mismo. Y entender, que no cuentas con nadie más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada